Salir de Compras

La modernización de lo popular

El interior de Castañer de la calle Sierpes.

 

Para realizar sus faenas en el campo, los campesinos necesitaban un tipo de calzado cómodo, ligero y fresco, a la par que funcional y práctico. Las alpargatas, realizadas en esparto y tela, eran perfectas para cubrir sus pies. Pero no sólo los campesinos utilizaban las alpargatas como zapato habitual. Al llegar las ferias y romerías, las mujeres andaluzas también recurrían al esparto para cubrir sus pies. Pensadas para ofrecer comodidad, las alpargatas han visto cómo su uso se ha extendido en los últimos tiempos, apostando por los diseños originales para dejar de lado sus funciones primigenias. Con 90 años de experiencia, la firma familiar Castañer ha vivido muy de cerca toda la evolución de este calzado, siendo uno de los impulsores en la modernización y la extensión del uso de las zapatillas de esparto. Ahora, la casa de alpargatas acaba de abrir un nuevo espacio en la calle Sierpes para seguir ofreciendo comodidad y moda para los pies más exigentes.

Fundada en 1927 por Luis Castañer y Tomás Serra, la firma nació para convertir un calzado de origen popular y humilde en un producto más sofisticado. Desde el principio dieron prioridad a la artesanía y apostaron por los materiales naturales para sus creaciones. Con acabados muy cuidados, Castañer supo hacerse un hueco en el mundo del calzado al diferenciarse del resto gracias a sus zapatillas de inspiración mediterránea. El paso de los años dio paso a nuevas generaciones en la firma que quisieron ir un paso más allá con los diseños. Por eso, a mediados de los años 60, la segunda generación Castañer añadió algunas notas de color a sus sencillos calzados, convirtiéndolos en un icono para los más jóvenes. Pero no fue hasta los años 70 cuando se produjo el verdadero punto de inflexión en la firma.

Todo un visionario en el mundo de la moda, Yves Saint Laurent estaba preparando una de sus colecciones y una peculiar idea rondaba su mente. Necesitaba unas alpargatas con cuña con las que combinar sus confecciones y, tras meses de búsqueda, se produjo el milagro. La familia Castañer se encontraba en la capital de la moda para presentar sus modelos en la Semaine de Cuir de París. A su stand se acercaron tres jóvenes y uno de ellos vio su sueño cumplido. Era el mismo Saint Laurent, que por fin había dado con lo que buscaba. De esa forma, Castañer creó la primera zapatilla de esparto de la historia. De nombre Campesina, esta alpargata sentó precedentes en el mundo del esparto.

 

A raíz de esta colaboración, las alpargatas de Castañer se convirtieron en todo un icono de la moda a nivel internacional y muchos rostros conocidos comenzaron a lucirlas en sus pies. Jacqueline Kennedy, Grace Kelly o Salvador Dalí no dudaron en dejarse seducir por las alpargatas de Castañer.
Actualmente, la firma sigue apostando por sus valores y principios originales, sin dejar de lado las tendencias y la innovación. La tercera generación de Castañers busca regresar a los lugares e ideas donde se anclan las raíces de la marca, pero con una mirada más cosmopolita. Esto se aprecia a la perfección en su recién inaugurada tienda de la calle Sierpes. Allí, los clientes pueden observar las influencias arquitectónicas de la Cataluña de principios del siglo XX, donde las formas geométricas, los techos abovedados y la luz matizada son los protagonistas. Pero el espíritu actual de la marca se observa realmente en sus modelos. Centrados al máximo en la colección de primavera, Castañer mantiene sus diseños artesanales con materiales naturales, pero juega con los colores más vivos para esta temporada y lo tonos pastel, tan demandados últimamente. Entre sus modelos más destacados están la mítica Campesina, Carina o Chiara, todas ellas con cuña. Pero en Castañer también tienen modelos para hombres, quienes ven en las alpargatas el aliado perfecto para las jornada estivales.

 

En su línea de trabajo artesanal, la familia Castañer apunta a que el éxito de su calzado reside en la frescura, la comodidad y la atemporalidad. Es lo que tienen los zapatos cómodos y originales, que siempre están de moda aunque pasen los años.

Más C/ Sierpes, 38

Comparte esta entrada:
La modernización de lo popular Revisado por on 16/03/2017 .

  Para realizar sus faenas en el campo, los campesinos necesitaban un tipo de calzado cómodo, ligero y fresco, a la par que funcional y práctico. Las alpargatas, realizadas en esparto y tela, eran perfectas para cubrir sus pies. Pero no sólo los campesinos utilizaban las alpargatas como zapato habitual. Al llegar las ferias y

RESPONDER

Tu correo no será publicado. Los campos obligatorios están señalados ( obligatorio )